All for Joomla All for Webmasters

 

El cuidado bucodental de los pacientes con hemofilia, representa un reto para los profesionales de la salud. Es bien conocido que estos pacientes son portadores de caries múltiples y avanzadas, enfermedad periodontal, por el temor a las hemorragias por el cepillado dental.

Una hemorragia posterior a un tratamiento dental podría ocasionar complicaciones graves por esto la importancia de la atención interdisciplinaria.

Normas básicas para el tratamiento:


Conocer el tipo y el nivel de gravedad de la hemofilia. 

 

  1.   Tratamiento precoz: dar la dosis adecuada por un tiempo suficiente con un
  2. producto seguro, los concentrados antihemofílicos (CAH), a los primeros síntomas de dolor o enseguida de producirse un traumatismo.
  3.   Todo episodio hemorrágico requiere tratamiento.
  4.   Se debe tratar con CAH, los cuales son seguros ya que son sometidos a técnicas efectivas de inactivación viral y a rigurosos procedimientos de control de calidad.
  5.   Antes de realizar cualquier procedimiento invasivo debe administrarse CAH.
  6.   Cuidado de las venas: después de la venipunción hacer presión por 5 a 10 minutos en el sitio de la punción.
  7.   No debe usarse la vía intramuscular.
  8.   No es recomendable la toma de ácido acetilsalicílico ni anti inflamatorios no esteroideos,  ni opiáceos como analgésicos.
  9.   Colocar hielo local con protección en el sitio del hematoma.
  10.   Pueden colocarse vendajes compresivos o inmovilización con yeso en las articulaciones afectadas agudamente.

Clasificación de la hemofilia

  • Hemofilia A
  • Hemofilia B

La hemofilia A o clásica  es la deficiencia o ausencia del factor VIII de la coagulación sanguínea y tiene una incidencia de 85% de los casos.

La hemofilia B se produce por la deficiencia o ausencia del factor IX de la coagulación sanguínea y tiene una incidencia de 15%. 

Las hemofilias A y B no se distinguen clínicamente sólo pueden distinguirse por exámenes de laboratorio.

El nivel de gravedad depende de la cantidad del factor de la coagulación que está deficiente y este nivel no cambia a lo largo del tiempo en las PCH, es importante también el hecho que el nivel de gravedad que tiene una familia es el mismo para esa familia, es decir, si en una familia el nivel es moderado, todos los miembros de esa familia que padecen hemofilia son moderados.

El valor de la actividad normal del factor de la coagulación sanguínea (el factor VIII ó el factor IX) es de 50 a 150%.

Según el nivel del factor deficiente se clasifica en 3 grados de gravedad o severidad:

-       Hemofilia leve: 5 a 40% de la actividad normal del factor de la coagulación. La hemorragia siempre es secundaria a un traumatismo o a cirugía.  Sangra por un tiempo prolongado después de una intervención quirúrgica o por heridas o posterior a tratamientos dentales. Los sangramientos espontáneos son raros. No sangran frecuentemente.

-       Hemofilia moderada: 1 a 5% de la actividad normal del factor de la coagulación. La hemorragia es secundaria a un traumatismo o a una cirugía. Sangra por un tiempo prolongado después de una operación o por heridas o posterior a tratamientos dentales. El sangrado en las articulaciones  ocasionalmente es espontáneo. Pueden presentar hemorragias 1 ó varias veces en un mes.

-       Hemofilia grave o severa: menos de 1% de la actividad normal del factor de la coagulación. Tienen hemorragias espontáneas desde la infancia temprana. Los sangramientos espontáneos son frecuentes en las articulaciones y los músculos. Pueden presentar hemorragias 1 ó varias veces en una semana.